Por trece razones de Jay Asher.

Mi primer libro de este nuevo año ha sido Por trece razones. Me ha gustado muchísimo por lo que os recomiendo encarecidamente que os lo leáis. Os gustará.


SINOPSIS: No se puede detener el presente, ni tampoco rebobinar el pasado. El único modo de llegar a conocer el secreto… es darle al PLAY.
Clay Jensen es un adolescente como cualquier otro que encuentra, al llegar un día a casa, una misteriosa caja sin remitente dirigida a su nombre. El contenido no es otro que una serie de cintas de grabación, siete en total, que parece haberle enviado Hannah, una compañera de clase que no hace ni dos semanas que se ha suicidado. A pesar del desconcierto que supone volver a oír la voz de Hannah, Clay descubrirá que son trece las razones por las cuales ha decidido quitarse la vida, trece caras de cassete y que, por ello, son trece las personas que deben escucharlas. Él es una de ellas. “Es un juego muy sencillo: primero las escuchas, luego las pasas” dice Hannah en la primera cara.

¿Qué razones son esas y qué tiene que ver él con ellas? A lo largo del día, Clay se irá obsesionando con las grabaciones y hasta recorrerá la ciudad con un mapa que ella misma le ha proporcionado. Pero he aquí un viaje distinto del esperado, un viaje donde el punto de llegada es precisamente el mismo que el de partida y en el que solo hacen falta unos nuevos ojos para verlo todo como por vez primera. Hannah irá desgranando poco a poco su vida en un intento de poner de manifiesto las consecuencias, grandes o pequeñas, de las cosas que hacemos y dejamos de hacer, y que cambian el mundo a veces sin darnos cuenta.


Cuando íbamos por el instituto y veíamos como alguien estaba solo porque todos se metían con él, ¿cómo es sentíais?

En el instituto, siempre ha habido gente que le gustaba meterse con los demás, aunque no hubiera motivos para ello. Hannah Baker, era una víctima de estos casos. Y por ello, decide hacer lo que otros muchos acosados prefieren no hacer: hablar. Contar cosas que nadie sabe cómo ocurrieron exactamente o por qué una persona se comportaba de tal forma. Hannah Baker tiene muchas respuestas a preguntas sobre los cotillas de turno.

Pero no se los hará llegar a todos. Trece personas tendrán el privilegio de escuchar la verdad y de saber por qué Hannah decidió quitarse la vida. Trece razones; trece personas.

Este libro tiene todo lo que a mí me gusta: suspenso, buena trama, emoción, lectura ligera y reflexión.

Me gusta la forma tan juvenil que ha tenido el autor para escribir los diálogos y cómo ha enfocado cada una de las historias que Hannah iba contando. Al principio parecía tan normal todo... pero se va liando de una forma, como mis auriculares, que nadie entiende por qué han llegado a estar así. Cuando te das cuenta, tienes que pararte un minuto, reflexionar y rebobinar.

Otra de las cosas que más me gustaron fue el suspense. Se sabe cómo acaba la chica: se suicidad, sin embargo, no se sabe quién va a salir o qué va a contarnos; a quién quiere desprestigiar o poner a raya. Es como cuando se va la luz y tienes que pillar la linterna, no lo ves todo, lo tienes que ir descubriendo. La linterna en este caso era Hannah. Me ha gustado.

Es un libro que te pide más. Son de esos que dices «un capítulo más» porque solo quieres saber qué ocurrirá y te pide más. Además es un libro que transmite mucha emoción.

Por ponerle un pero... no me gustó mucho el final. Me hubiera gustado ver la reacción de los demás. Cómo había cambiado sus vidas después de escuchar las cintas.

Me ha gustado un comentario que he visto en un blog y os lo dejo por aquí: Como veis es una historia bastante dura, a mi me ha gustado muchísimo debido sobre todo al transfondo que esconde. Porque puedes entender o no lo que hizo Hannah, puedes aprobarlo o pensar que fue una estúpida, pero no puedes negar que al cabo del día pasan muchas situaciones parecidas a las que nos relata Hannah en el libro. Todos tenemos el poder de influir en todas las personas de nuestro alrededor, tanto positiva como negativamente, muchas veces incluso lo hacemos sin saberlo realmente, quizá ese es el "don" o la "maldición" con la que tendremos que vivir siempre."


Moraleja que se puede sacar de este libro: los rumores son muy morbosos, pero no es la verdad. Los rumores solo dañan y no produce felicidad.
Share:

Suscríbete vía e-mail