Repetir repeticiones repetidamente.


No soy la chica que más libros ha leído, ni la que más sabe sobre esto... pero si sé que hay X cosas que molestan al leer, incluso, si me apuras, al escribir. 

—Los conectores: Además de esto, estaba lo otro. Sin embargo no estaba aquello porque no puede estar esto y aquello en el mismo lugar, además, lo otro no se puede quedar solo. Sin embargo, aquello tampoco. Además, no podemos ser tan malos y dejar a uno de los tres solo, sin embargo, podemos meterlos en el mismo saco.

Estoy segura de que no os habéis enterado de nada, sólo de lo que más de tres veces he repetido: además y sin embargo. Esto es un ejemplo y además uno muy tonto. Sin embargo, podéis ver a lo que me refiero.
Querido escritor, si quieres captar la atención del lector para que lea tu historia, que no sea la de la coña de "a ver cuántas veces repite tal palabra", sino porque sea una lectura adictiva y llevadera.

Así que te recomiendo, no repetir conectores ya sean de frecuencia o de mil tipos más. Algunos ejemplos:
Sin embargo = no obstante, en cambio, pero.
Además = también, incluso (que).
Otra vez = de nuevo, de la misma forma.
Porque = ya que, debido a (no siempre).
Todavía = aún.
Solamente = sólo.

En fin, etc. etc. etc. etc. (NOTA: con un etc. vale, no hace falta poner varios para dar a entender que hay muuuuuuuuuuuuuuuuchas más, se entiende que hay muchos más con un sólo etc. ;D)

—Los nombres: Aquí pasa como arriba, debemos buscar sinónimos para que no se repita la misma palabra mil ochocientas veces en el mismo párrafo. He puesto nombre y no palabras, por ejemplo, porque también he querido meter los nombres propios.

Cuando estamos escribiendo en narrador omnipotente, podemos pecar de repetir muchas veces el nombre propio de los personajes. 
Lisa no sabía cambiar un pañal. Así que tuvo que pillar wifi para poder meterse en internet y mirar algún tutorial, pero su intento quedó en fracaso. Lisa se reía. Sin embargo, el bebé lloraba. Lisa no podía esperar que el wifi cayera del cielo. Así que se puso manos a la obra. 

No es el mejor ejemplo, pero no se me ocurría otro (xD). El caso, al final el lector se marea con tanto Lisa y, querido escritor/a, en vez de captar la atención del momento chistoso de la protagonista, captas la atención en el nombre.

¿Me explico? 


Escenas/historias parecidas: ¿Qué me está contando ésta?
Sí, sé que os lo preguntáis, pero aunque much@s no lo creáis, todos... TODOS hemos puesto en una historia una escena parecida de alguna otra historia nuestra. Y aunque parezca una tontería, si tienes un lector fiel y se lee todas tus obras, su conclusión será: ¿esta tía sabe escribir de otra cosa? se repite mucho. 

Por ejemplo:

Libro 1: La protagonista no tiene mucho dinero y encuentra a un ricachón engreído. Pasa de todo entre ellos, al final se casan y tienen conejos.
Libro 2: La protagonista tiene unos padres muy desequilibrados y ella tiene que encargarse de sus hermanos. Claro, la familia es pobre y ella tiene miles de trabajos para llevar adelante la economía. En uno de esos trabajos se topa con un ricachón engreído. Al final se enamoran y tienen tres mil conejos más.


Otro ejemplo:

Libro 1: La chica tiene un carácter muy fuerte, no la aguanta ni su vecina del séptimo. Trabaja en una oficina, el ricachón no la soporta en cambio, le van las difíciles y al final cae en el enredo de la chica con carácter fuerte.
Libro 2: El ricachón está cansado de las niñas tontas que sólo lo quieren por su dinero (y su gran físico), sin embargo, de la nada, una chica con un carácter poco controlado y salvaje, se cruza por su camino. Ella no lo soporta e intenta deshacerse de él, pero al final cae. 

Espera, espera... ¿hablamos de los mismos protagonistas o...?


Un ejemplo más y paro:

Libro 1: Él lleva a la chica a un yate. Ella encuentra el dormitorio lleno de velas y florecillas encima de la cama. Champán de por medio, besitos vergonzosos, jiji por aquí, jaja por allá. Todo es taaaaan romántico.
Libro 2: Él quiere que ella se de cuenta del gran chico que puede ser, así que la lleva al hotel más caro de la ciudad. Ella está que no se lo cree. Él la invita a pasar al dormitorio y se encuentra toda la cama de sus flores favoritas, muchas velas y una canción de fondo. Vino blanco por aquí, risas por allá. Es todo taaaaaaaaaaan parecido al libro anterior...



¿Esto que le hace pensar al lector? Que el/la escritor/a se ha quedado sin ideas y tiene que recurrir a las que ya tenía. 
Eres escritor y tu mejor fuente de inspiración es tu porpia imaginación. Úsala bien.




Bueno, podría decir algunas cosas más, pero no quiero que sea muy largo el post. Espero que esto os ayude aunque sea un poquito. 









Share:

Suscríbete vía e-mail