¡Feliz día del libro!

Hoy es un día importante para mí. Celebro mi aniversario.

No era consciente el día que me casé, no sé, quizá no sabía muy bien con quién lo hacía, pero pacté de por vida no dejarlo ir, ni descuidarlo, ni abandonarlo. Y aquí estoy, casi en mis veinte años y cuidándolo como si de mi vida se tratase.
Y es que no todo es feo, ni bonito; es especial, peculiar. Es un libro. No para todos es igual, ni distinto. Simplemente único.
Puedes escribir uno, ser el que inventa e imaginarlo todo como el dios de una nueva realidad. O ser el que lo vive.
Enamorarte, asfixiarte, enriquecerte, entristecerte, experimentar en una palabra mil sensaciones diferentes.
Imaginarte un monstruo con diez caras y ocho ojos y que nadie pueda prohibírtelo. Ser libre de una manera que nunca llegaremos a ser.

No soy consciente aún de con quién me he casado. Cada día descubro una nueva cosa, una nueva palabra, expresión, sentimiento... Cada libro es una nueva selva por explorar. Algunos son decepcionantes, pero otros... ¡oh Dios! Cuídame de este mal y haz que mi marido no se convierta en un vicio malo.
Aunque a quién queremos engañar. Yo también quiero ver gigantes donde hay molinos. Luchar contra aves extrañas y colmarme de valor cuando realmente soy una cobarde.

¡Ay, mi marido me llevará a estresarme! A perder mi vida social por terminarte de leer.
Qué mal sienta cuando se pone final a una historia realmente buena. Qué perturbación y frustración... Esta es una de las cosas que jamás podré entender de ti, querido marido. ¿Por qué ponerle fin cuando puede ser eterno?

Los libros viven dentro de nosotros, algunos se hacen parte de nuestra vida; otros aterran, ya que la compasión es extrema por algunos personajes. Pero da igual, es nuestra forma de ver el mundo. De sentir que no todo es como lo ven los demás; que todo tiene una manera de expresarse y de querer decirnos cosas bonitas o impactarnos con tanta realidad.

Traga saliva, que se te queda acumulada. Es demasiado algunos giros, ¿verdad?

Ahora quiero hacerte una petición, de casada a soltera. 

Lee. Descubre el libro que te hará vivir mundos que ni tú mismo pensabas imaginar. Rebélate, que no te lo den todo hecho. Abre una página, concéntrate y cásate con el libro.



¡Feliz día del libro!
Share:

Suscríbete vía e-mail