Declaración de intenciones

He estado a punto de robarte un beso, pero yo quiero robarte el alma.
Y eso es más difícil... si tenemos en cuenta mi torpeza con las palabras, actos o incluso miradas.
Sé que tengo tu apoyo, que te encantaría que lo intentara,
pero ya te lo he dicho: 
Me caigo sin tropezar con nada,
respiro por las orejas
y pienso con las pestañas.
Deseate suerte aunque solo me desees a mí.
Soy la mejor versión de mí cuando tú estás feliz.
Que reír parece ridículo si no lo hago contigo
y que todo sobra cuando contigo estoy.
Share:

Suscríbete vía e-mail