Carcoma.

Comen por dentro como carcomas.
Pululan por el interior de mí como si tuvieran algún derecho a matarme.
Los dejo entrar. Y dejo que me mate(s).

Los siento en mis venas, me cuesta respirar... mi corazón va a mil. Me están comiendo.
Alguien ve como sudo mientras la ansiedad se apodera de mí. Me pregunta qué pasa.
Pero no puedo responder... las carcomas se han comido mi razón.
Abro la boca y no siento la humedad de mi lengua. No trago, porque ya no puedo tragar más.

Cada vez me cuesta respirar más...
Me concentro en eso que me da la vida. Y entiendo que necesito un respiro.
Me siento en una silla aunque no siento que esté sentada. Tampoco noto las plantas de mis pies.
Dejad de comerme, intento gritar. Pero ya no puedo hablar, sólo gritos ahogados mientras intento no ahogarme por falta de aire.

¿Estaré en una caja oscura? ¿Por qué han decidido venir a por mí? ¿Acaso no he sido lo suficientemente buena?

Intento tocarme para sentir que estoy viva. Me toco los brazos, la barriga... pero no siento nada.
Y sé que estoy vacía.
Me están comiendo por dentro como carcomas.



Share:

Suscríbete vía e-mail