Hoy le escribo a ese sentimiento de frustración, de alegría, perturbación... incluso locura.
Hoy le escribo a algo que no existe... o quizá sí, no sé; no siempre la puedo percibir.
Hoy le quiero hablar a esa cosa de la que todos hablan y nadie sabe cómo es.

Muchos piensan que es una droga, otros una enfermedad mental y algunos un milagro divino. En realidad, todos pensamos en ella de diversas formas. No tienen por qué ser falsas, quién sabe, a lo mejor son todas verdaderas. Quizá quien nos miente es ella; que sabe cuando no debemos escribir o cuando es nuestra mejor hora de apogeo en el día.

Al parecer lo sabe todo... o es que nosotros le dejamos que lo haga.
Ella ve, calla y nos hace sentir reyes de una idea. A veces llegan entre la vigilia y el sueño; viene, cuando ya estamos en un estado vida-Morfeo, y nos susurra al oído: mira qué buena idea es esta. Se presenta en nuestro momento de más cansancio, sí, ahí es donde a ella le gusta aparecer.
Entonces es cuando te toca decidir a ti si darle la oportunidad a la inspiración de que ronde a sus anchas o de que con un golpe de pala la hagas callar. La verdad es que la odio. No siempre. No sé, es un estado de amor–odio que no entiendo.


Siempre he admirado lo grandiosa que puede llegar a ser. Es capaz de convertir a una rosa en poesía o los labios de una mujer en melodía. Tiene una mente tan abierta que no solo se queda con lo que el ser humano le dicta. «Esto es una silla», dicen. Entonces llega ella y con un chás de varita nos hace creer que es un unicornio descansando y que por la noche aparece con su larga melena y su único cuerno, brillante. Y tú y yo nos lo creemos.

Es una Diva y quien quiera puede estar a sus pies, honrándola y dándola de vez en cuando su minuto de gloria. Ese minuto en el que cualquier persona deja de hacer lo que esté haciendo para escribir en un servilleta lo que se le ha venido a la mente o para correr hasta donde esté la máquina y empezar a tipear.


Algunos dicen que lo importante está en la técnica, en el esfuerzo, en lo leído... pero ¿qué pasaría si la inspiración no nos diera la oportunidad de aprender lo que se puede obtener?










NOTICIA: He cambiado la manera de registrarse en mi blog por lo que las personas que estén registradas con el anterior le llegarán a su bandeja de entrada muchísima menos cosas que a quien se registre con el nuevo "formato".
Con el nuevo formato, mensualmente, le llegarán algún relato mucho más currado y extenso (en formato PDF) que lo que podéis encontrar en el blog. Además, haré algún que otro concurso y el que esté registrado ganará puntos.
De esta forma, me podré llegar a conocer más profesionalmente que bloggeramente(?), además de que me apetece compartirlo con vosotros ;D




Suscríbete!





Share:

Suscríbete vía e-mail